Que mejor regalo que una sonrisa

asl_hijos63231_nEl pasado domingo, día del padre, mi hijo me despertó dándome un gran abrazo y obsequiándome una gran sonrisa, y yo me quedé pensando ¿qué hace que un niño te brinde semejante regalo? ¿Sabría que es día del padre? ¿O simplemente soy afortunado y debo agradecerle a Dios?

La sinceridad de la sonrisa de un niño simplemente no tiene precio, y si bien estoy acostumbrado a ver a mis hijos sonreír, me parece pertinente mantener en mente que lo importante es brindarles posibilidades para que se sientan felices y contentos todos los días.

Las preguntas son ¿cómo lograr que un hijo sonría cada día? ¿cómo saber si se siente bien? ¿qué lo hace feliz?  ¿Quién mejor que su papá, o su mamá, para obtener una gran sonrisa?

No cabe duda que un hijo es una bendición de Dios; no cabe duda que los hijos son la alegría del hogar; y si uno quiere y planea generar un patrimonio a futuro, sin duda es porque buscamos tener cierto nivel de certidumbre para que nuestros hijos se mantengan con una sonrisa en los labios todos los días.

Así que todo esfuerzo de planeación financiera, adquisición de una vivienda, seguros de gastos médicos mayores, pago de colegiaturas, o cualquier otra inversión que permita proteger o acrecentar el patrimonio familiar, tiene la indiscutible motivación de ver a nuestros hijos felices y contentos.

 

Antonio Simancas

twitter: @asimancas