La vivienda, un pilar del patrimonio familiar.

En los últimos doce años en México se ha incrementado de manera exponencial el otorgamiento de créditos para la adquisición de vivienda, a través de las instituciones que administran fondos para los trabajadores, así también vía instituciones financieras como los propios bancos. De acuerdo a cifras de la Comisión Nacional de Vivienda (CONAVI) en los últimos 5 años, de 2007 a 2011, se han generado más de siete millones doscientos mil financiamientos para vivienda.

Comprar una casa vía un crédito hipotecario, en estos años, sin duda que puede ser rentable, pues por una parte se resuelve una necesidad básica para una persona que es tener un lugar para vivir, pero además se tienen diversos beneficios que es importante considerar; a continuación algunas reflexiones que pueden ser de utilidad para quienes están dudando si es conveniente o no adquirir el compromiso de un crédito hipotecario, en particular porque es a largo plazo.

Las razones para no hacerse de un crédito pueden ser amplias y variadas y dependen de cada persona y familia; un plazo tan largo en donde no se tenga certidumbre sobre los ingresos futuros para la familia, la posibilidad de imprevistos que desequilibren el gasto familiar y demás imponderables que son difíciles de prever, son riesgos que es válido considerar, no obstante revisemos algunos aspectos que podemos considerar benéficos para afinar la toma de decisiones en un tema fundamental para el patrimonio familiar.

Si se toma en cuenta que un inmueble, en una zona habitacional adecuada, tenderá siempre a apreciarse, incluso por arriba de la inflación, es decir, su valor puede incrementarse al menos un 4% considerando el promedio de los últimos años, por lo que si tomamos como 10% la tasa de interés (de las más bajas en el mercado hipotecario) la pura apreciación del inmueble compensa el 40% del interés a pagar, claro está, si la inflación sube el inmueble subirá más, por lo que si la tasa es fija esta situación influye positivamente en lo que toca a este factor.

Por otra parte, la SHCP permite deducir los intereses reales pagados cada año por uno (o más) créditos hipotecarios dedicados a la adquisición de una sola vivienda, es decir, descontando el INPC (la inflación) estamos hablando de un 6%, que en promedio anual respecto del saldo representaría hasta el 60% de los intereses; en otras palabras, el Gobierno compensa la otra parte de la tasa de interés del crédito hipotecario, hasta cierto límite, con lo que prácticamente es viable recuperar lo que se paga de interés por el crédito.

Si a este sencillo cálculo agregamos el factor ahorro de la renta, resulta claro que un crédito hipotecario ya se convierte en una inigualable inversión para el patrimonio familiar.

En un modelo de pagos fijos, existe el beneficio de que en el tiempo estos pagos son menores en términos reales, por lo que si los ingresos familiares conservan su valor en términos reales o se incrementan, las erogaciones para el pago del crédito hipotecario se van haciendo menos sensibles en el gasto paulatinamente.

Es importante considerar la puntualidad en los pagos para evitar penalizaciones que eleven el costo del crédito. En los casos de créditos con INFONAVIT o FOVISSSTE, el descuento es directo en nómina, lo que facilita el cumplimiento en los pagos; en cualquier caso, es clave para mantenerse al día con disciplina y constancia.

Algunas opciones de créditos la institución financiera premia a los acreditados cumplidos y puntuales con el reembolso de una mensualidad cada año; también hay opciones, muy importantes, en donde no penalizan pagos adelantados a capital, por lo que todo monto extra en el flujo de efectivo puede ser canalizado para reducir el capital de la deuda contraída, lo que eleva la rentabilidad de la inversión en un inmueble.

Finalmente, una casa es el espacio para la creación, formación y sostén de un hogar; así que en adición a los beneficios económicos que puede tener la propiedad de una vivienda, pues es en la familia en donde se dan las condiciones para la convivencia, y así hacer efectiva la subsidiariedad entre generaciones, la solidaridad entre sus integrantes y la formación en valores para la vida.

Antonio Simancas
Presidente de la AMDSAC
twitter: @asimancas

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s